Actitud Fit
Body Positive
Hace ya 25 años de estas fotos, parece toda una vida y sí que lo ha sido sobre todo ahora viendo en retrospectiva, acordarme cómo ha sido vivir desde la adolescencia TAN "preocupada" y "ocupada" con el tema del peso y toda la carga psicológica que ha habido a partir de ahí… a veces me acuerdo y me sorprendo de cómo se puede vivir tantos años girando sobre algo que "duele" y "molesta" tanto y aún así seguir y avanzar.

En esas épocas ser "anoréxica" no era común, ni era una enfermedad tan conocida como ahora, y desgraciadamente mucho menos tenía un enfoque psicológico, ni estaba al alcance la cantidad de información sobre bienestar y salud que hay hoy en día. A mis 30 kilos , le siguió el miedo a engordar, la obsesión por el ejercicio, después el sobrepeso y una compulsión y relación de amor – odio por la comida que me duró casi todos mis 20´s , en los que si bien me nivelé un poco más tuve una constante pelea con mis piernas que aún con liposucción nunca lograron bajar su volumen.

En mis 30´s, el cansancio de estar peleando con mi cuerpo me ayudó a ver la vida desde adentro y no desde afuera, volví a comer por gusto, hambre, salud, sin "tener que" o "atascándome solo porque ya había roto la dieta", aprendí a hacer ejercicio por gusto, a disfrutar los beneficios de una vida saludable y sobre todo a pasarla bien y quererme aún con esas partes de mi cuerpo que siguen sin verse como a mi me gustaría. Aún ahora sigo descubriendo cosas, hace unos meses descubrí que mi problema en las piernas es una enfermedad que se llama lipedema (enfermedad en la cual tu cuerpo encapsula la grasa y no puede salir) que en otro post les platicaré de ella.

Pero al final en estos 25 años la gran lección ha sido aprender a quererme tal cual soy, dejar de compararme, de culparme, de sentirme menos y sobre todo entender que la vida se disfruta más cuando dejas de querer "encajar" y ser como los estándares lo dictan, aprendí que lo que nos hace únicas son precisamente nuestras diferencias y que en ellas radica nuestro encanto. Aprendí que puedo ser atractiva sin tener el cuerpo perfecto, y que puedo disfrutar la vida aún cuando no controlo todo lo que pasa en ella.

Por eso hoy más que nunca apoyo el movimiento "body positive" y quiero invitar a todas a dejar de juzgar y señalar a otras mujeres (y hombres) por su peso o apariencia, no sabemos lo que cada una está pasando y cuántas lágrimas o razones hay detrás de cada kilo de más o de menos en una persona.

Y si tú, tu hija, una amiga o cualquier mujer que conozcas está pasando por un trastorno alimenticio te recomiendo que se acerquen a un especialista que pueda ayudarlas, desde psicólogos, terapeutas o bien hacer meditaciones, espiritualidad, todo lo que te ayude a verte de adentro hacia afuera es un gran comienzo y sobre todo creo que conocer la importancia de tener "equilibrio" en la vida, en mi caso hubiera hecho una gran diferencia.

Mariana Chávez